Ultimas Novedades

Cosas Sobre Albercas Que No Querrás Saber (Verdaderamente NO Querrás Saberlo!)

Y que conste que este post lo escribo como asiduo nadador deportivo y siempre tuve estas dudas. Ahora con respuestas me temo que no debí haber preguntado 🙂 Si te atreves, lee lo siguiente :
Gente

1. ¿El Cloro Mata Todo?
Por mas que me esfuerce por no creerlo, la respuesta es NO! El cloro no mata todo, sobre todo las lombrices intestinales! Pero por si fuera poco, el cloro tampoco mata algunas bacterias.


2. ¿Porque Me Arden Los Ojos? ¿Es el Cloro?
Si abres los ojos en la alberca y se te irritan es que existe la remota posibilidad de que si sea el cloro, pero en la mayoría de las veces no es el cloro el causante.
La irritación de los ojos la causan los restos de orina y partículas fecales que están en el agua junto al cloro 🙂
Lo mejor es usar Gogles!

blank

3. ¿La Alberca Huele Mal, Porque?
Recuerda que el agua de la alberca contiene sudor, mocos, cerilla, mugre de uñas, orina, partículas fecales, saliva y hasta mugre de los nadadores que no se lavan bien antes de entrar o que antes de meterse a la alberca van al baño :).

4. Porcentajes! WOW!
Un 43% de la gente que se mete a una alberca no se baña o limpia antes. Asumen que el cloro lo limpiara todo:

20% de las personas han orinado en una alberca, 10% acepta haberse echado gases en la alberca y el 5% acepta haberse echado gases con premio!

58% de las albercas no cambian los filtros o los limpian frecuentemente. Se han encontrado restos de bacterias fecales en ellos.

100% de la gente en una alberca confiesa haber tomado agua consciente o accidentalmente de la misma alberca. 

80% de los problemas de los filtros de las albercas es debido al pelo púbico y cabello.

Hey! Mira esto tambien..

Preciosos Micro Mundos Hechos Dentro De Relojes De Bolsillo

El artista Gregory Gronzos hace pequeños mundos en miniatura dentro de relojes de bolsillo descompuestos.  …

Santa Claus : Una Guia Ilustrada De Su Verdadera Historia

Al contrario de lo que muchos creen, Santa Claus tal como lo conocemos hoy en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *