Ultimas Novedades

Juan Calzonzin – Humilde y Pobre Indígena Pero Eminencia En Cultura e Historia Mundial

Juan Calzonzin, un humilde y pobre indígena que, sin embargo, es una verdadera eminencia en lo que se refiere a cultura e historia mundial. (Personaje Ficticio de la historieta mexicana “Los Supermachos”)


De La Imaginación de Rius (Eduardo Humberto del Rio Garcia)  brotaron personajes emblemáticos de la cultura popular mexicana como Nopaltzin, Chon Prieto, Don Perpetuo del Rosa Lucas Estornino, entre otros.

Su nombre es una parodia de “cazonci” o “caltzontzin”, la forma en que los purépechas llamaban a sus gobernantes; Al principio, Calzonzin salía ataviado con calzón de manta y de ahí su nombre, que también es un retruécano de “sin calzón”, lo que hace alusión a una profunda pobreza— y un sarape común y corriente, el cual con el tiempo cambió por una cobija eléctrica de la que siempre sobresalía, colgando, el enchufe de la misma.

En 1974 llegó a los cines la película Calzonzin inspector, una estupenda comedia política dirigida tal vez por el único hombre que p hacerla con eficacia: Alfonso Arau.

Surgido de la casualidad (pues conoció a Sergio Corona cuando era su chofer por ser parte del escuadrón de motociclismo de la p Ciudad de México), pero educado después tanto en la dramaturgia clásica como en el teatro frívolo, el cabaret y las carpas, había como director un par de años antes gracias a El águila descalza, una comedia en la que fungió también como protagonista y coguionitsta

El águila descalza era una especie de Batman mexicano. Más que un héroe, un justiciero enmascarado que lucha contra el crimen, una manera por demás deficiente e improvisada.

El Ariel que obtuvo en 1972 le valió que los productores se fijaran en él y le encomendaran la tarea de llevar la esencia de Los Sup la pantalla grande con el curioso nombre de Calzonzin inspector.

Al año siguiente, con un guión a seis manos (Héctor Ortega, Juan de la Cabada y el propio Arau) y supervisado por el mismo Rius, Huiramba, Michoacán, esta historia que hace burla de los viejos caciques priistas, así como de los usos y costumbres de la vieja política mexicana.

Don Perpetuo del Rosal (un espléndido Pancho Córdoba), el cacique de la región, se entera de que el gobierno central enviará a u inspector a supervisar su administración, por lo que decide “maquillar” la situación, como solían y suelen hacer los gobernadores presidentes municipales cada vez que el presidente en turno realiza giras de trabajo.

Por mera coincidencia, Calzonzin, indígena muy vivo, llega a la región, por lo cual la gente lo confunde con el inspector, pues cree disfrazado. La cinta es una sátira certera, dolorosamente divertida, de la política mexicana, en la cual los espectadores vieron en la figura de Don Perpetuo, a Alfonso Corona del Rosal, quien fungió como Jefe del Departamento del Distrito Federal entre 1966

Pese a su temática, el gobierno de Echeverría le dio un impulso muy notorio. En 1974 y 1975, la película fue incluida en la Muestra Mexicano de Hoy, y se proyectó exitosamente en diversos países de América Latina y el Caribe, como Venezuela, Jamaica y Cuba. México consiguió dos premios Ariel: mejor fotografía y mejor escenografía. En el primer Festival Cinematográfico de El Cairo,  recibió una distinción por demás singular: mejor película del tercer mundo.

Con un elenco integrado por actores y cómicos espléndidos, entre los que se incluyeron Arturo Alegro, Virma González, Carmen Salinas, Mario “Harapos” García y Raúl «Chato» Padilla, la película, para evitar la censura, se editó con dos versiones: una corta, y la original, que tiene una escena controvertida, en la cual un policía asesina a un campesino por la espalda.

Hoy, Calzonzin inspector es un clásico del cine mexicano. Aunque el resultado no le convenció a Rius.

Hey! Mira esto tambien..

¿Fan de Batman en TV? Todos Los Intros De Todas Las Series Desde 1943!

Si eres fan de Batman, aqui podras ver todos los intros de las series de …

¿Porque Tenemos Pesadillas?

La ciencia tiene clara la función reparadora del sueño, pero no tanto la de las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *